Seleccionar página

Este martes 29 de marzo se ha aprobado el Real Decreto Ley  que modifica el currículo de Educación Secundaria Obligatoria. La norma establece los principios pedagógicos que deben orientar las propuestas de los centros. Éstas deberán estar presididas por el principio de inclusión educativa y la atención  a la diversidad. 

Los alumnos recibirán, cuando terminen Segundo de la ESO, un informe sobre el grado de consecución de los objetivos y de la adquisición de competencias. Al terminar la etapa, recibirán un nuevo consejo orientador que les ayudará a tomar decisiones en su itinerario formativo.

En los tres primeros cursos de la etapa, las materias obligatorias serán 

  • Biología y Geología
  •  Educación Física
  •  Educación Plástica, Visual y Audiovisual
  • Física y Química
  • Geografía e Historia
  • Lengua Castellana y Literatura
  • Lengua Cooficial y Literatura
  • Lengua Extranjera
  • Matemáticas
  • Música
  • Tecnología y Digitalización.
  •  Se podrá añadir una segunda lengua extranjera.

En el cuarto curso de ESO, el cual tendrá carácter orientador de cara a los estudios postobligatorios, las materias obligatorias serán:

  •  Educación Física
  • Geografía e Historia
  •  Lengua Castellana y Literatura 
  • Lengua Cooficial y Literatura
  • Lengua Extranjera
  •  Matemáticas

Los alumnos deberán elegir tres materias más entre Biología y Geología; Digitalización; Economía y Emprendimiento; Expresión Artística; Física y Química; Formación y Orientación Personal y Profesional; Latín; Música; Tecnología; y una segunda lengua extranjera.

A partir de estas bases establecidas por el Gobierno, serán las comunidades autónomas quienes completen el currículo de esta etapa. Los centros educativos y el profesorado tendrán autonomía para adaptar las enseñanzas a sus alumnos.

Esta nueva norma se implementará en los cursos primero y tercero en 2022-2023, y en segundo y cuarto, el curso siguiente.

Además, la forma de evaluación será «continua, formativa e integradora» y se basará en el grado de desarrollo de las competencias. Este real decreto se suma a los de Infantil y Primaria, aprobados ya por el Consejo de Ministros, y responde al nuevo modelo de currículo establecido por la Ley de Educación, basado en competencias y centrado en el desarrollo integral de los alumnos.