Desde el año 2021, más de 22.300 parejas han formalizado su matrimonio ante Notario. Esto se debe a una reforma del Código Civil y de la Ley del Registro Civil, que introdujo entre las competencias del Notario este servicio, que hasta entonces solo se podía realizar en el Registro Civil.

María Teresa Barea, portavoz del Consejo General del Notariado, señala que “La opción de realizar el expediente previo matrimonial ante notario conlleva grandes ventajas para el ciudadano, puesto que el plazo habitual para concluirlo se reduce considerablemente, resolviéndose la mayor parte en apenas una semana. Además, dentro de su función pública, el notario ofrece un asesoramiento experto imparcial y gratuito que puede ser de gran utilidad en relación con otros aspectos jurídicos relacionados con el matrimonio, como el tipo de régimen económico que pueden escoger los contrayentes o los efectos del matrimonio en materia sucesoria”

EXPEDIENTE PREVIO MATRIMONIAL 

Tener el expediente previo matrimonial, es una condición necesaria para celebrar el matrimonio. Tiene la finalidad de comprobar que los contrayentes reúnen los requisitos legales y que no existe ningún impedimento como el parentesco, minoría de edad…

Los contrayentes deberán aportar:

  • Documento nacional de identidad (DNI)
  • Certificado de empadronamiento
  • Certificado de nacimiento.
  • Si alguno de ellos fuera divorciado, deberá presentar también la resolución judicial o escritura notarial de divorcio debidamente inscrita en el Registro Civil.
  • En caso de que algún contrayente sea viudo, deberá aportar certificado de matrimonio y de defunción del cónyuge fallecido.
  • Y si alguno no fuera de nacionalidad española, el Notario podrá solicitar un certificado de capacidad matrimonial al país de origen

Una vez aportada la documentación, se reunirá por separado con los testigos y los futuros contrayentes para comprobar que no haya ningún impedimento para la celebración del matrimonio. Además, informará a la pareja sobre otras cuestiones como el régimen económico matrimonial. Una vez finalizado, realizará un Acta que autorizará la celebración del matrimonio durante el plazo de 1 año, ya sea ante notario, registro civil, alcalde, juez de paz o concejal.

“SÍ QUIERO” 

Cuando se tenga el expediente matrimonial, la pareja podrá elegir el notario ante el que quiere formalizar la boda.

Las ventajas de casarse ante notario se basan en la mayor agilidad de la gestión, ya que estos no tienen periodos de espera tan largos como los juzgados o ayuntamientos, además de los largos trámites que estos requieren.

Si se pacta con el notario, se podría realizar la boda fuera de la notaría, pero siempre teniendo en cuenta que el notario deberá tener competencia en el lugar de celebración de la boda.