Seleccionar página

El IRPF es un impuesto directo que grava la renta de las personas físicas de acuerdo con su naturaleza y sus circunstancias personales y familiares.

Dado que nos encontramos en plena Campaña de la Renta 2021, es conveniente saber qué contribuyentes están obligados a presentar la comúnmente conocida como «declaración de la renta». Su regulación se encuentra en el artículo 96 de la LIRPF y artículo 61 del RIRPF. De ésta legislación pueden establecerse las siguientes reglas básicas:

No obligados a declarar

Los obligados a declarar son aquellos contribuyentes quienes en el ejercicio 2021 hayan obtenido rentas superiores a las siguientes cuantías:

Rendimientos íntegros del trabajo

En relación a los beneficios obtenidos por los sueldos y salarios, las prestaciones por desempleo, las remuneraciones en concepto de gastos de representación, las pensiones y haberes pasivos percibidos en los regímenes públicos de la Seguridad Social, las prestaciones públicas por incapacidad, jubilación, accidente, enfermedad, viudedad o similares.

No están obligados a declarar, como regla general, aquellos contribuyentes que hayan obtenido este tipo de rentas en cuantía que no supere los 22.000 euros anuales cuando procedan de un solo pagador.

Sin embargo, este límite será de 14.000 euros anuales cuando concurra alguna de las siguientes situaciones:

  • Cuando las rentas procedan de más de un pagador (con excepciones minoritarias).
  • Cuando se perciban pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos.
  • Cuando el pagador de los rendimientos del trabajo no esté obligado a retener.
  • Cuando se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a los tipos fijos de retención de los números 3.º y 4.º del artículo 80.1 del RIRPF.
Rendimientos íntegros del capital mobiliario y ganancias patrimoniales

En caso de los rendimientos íntegros del capital mobiliario y ganancias patrimoniales (por ejemplo, las derivadas de premios por la participación en concursos o juegos) percibidos por el contribuyente, siempre siempre y cuando éstos hayan estado sometidos a retención o ingreso a cuenta, no existirá obligación de declarar cuando no se supere el límite conjunto de 1.600 euros anuales.

Obligados a declarar

Estarán obligados a declarar en todo caso, los siguientes contribuyentes:

  • Aquellos que hayan obtenido en el ejercicio 2021 rentas superiores a las señaladas en el apartado anterior.
  • Los que, con independencia de la cuantía y naturaleza de sus rentas, tengan derecho a deducción por doble imposición internacional o por inversión en vivienda habitual.
  • Las personas que perciban el Ingreso Mínimo Vital y las integrantes de la unidad de convivencia.

Podrán declarar aquellos contribuyentes que no estén obligados a hacerlo, pero que quieran solicitar la devolución del IRPF que les corresponda. Por ejemplo, como consecuencia de las deducciones por maternidad, familia numerosa o personas con discapacidad a cargo.